La revista CatEconomia entrevista al nostre cap tècnic, el Lluc Cirici, per parlar de l’arrencada d’Oportunic i valorar l’èxit de l’app des del seu naixement.

 

Captura de pantalla 2013-07-23 a las 09.28.40

Veure notícia

Oportunic, la aplicación de los pequeños comercios

Son muchas las personas que, aun teniendo a su alcance un pequeño comercio que les ofrece el producto que necesitan, deciden moverse en su coche hasta alguna de las grandes superficies más cercanas, tal como nos explica Lluc Cirici. Un hábito que puede cambiarse, según dice, gracias a la aparición de Oportunic, una aplicación que llegó al mercado un mes atrás y que pretende poner a disposición de los pequeños comercios los recursos que necesitan para fidelizar a sus clientes y establecer una comunicación directa con ellos.

“Las grandes multinacionales tienen una gran ventaja a este respecto”, dice Lluc Cirici, jefe técnico de Oportunic: “disponen de recursos suficientes que pueden invertir en todo tipo de publicidad, marketing y técnicas de fidelización, llegando a tener, por ejemplo, sus propias aplicaciones móviles”. Todo esto es mucho más complicado para las tiendas de barrio, a las que les es muy difícil llegar a sus consumidores.

Oportunic quiere acabar, pues, con esta diferencia entre negocios, dando la oportunidad de gestionar, a un precio reducido, toda la comunicación con posibles consumidores. De este modo, los comerciantes de pueblos y ciudades de Catalunya podrán dar a conocer, a través de esta herramienta, cuales son los productos que comercializan, pero no solo eso, podrán también hacer llegar a su público cuales son las ofertas y promociones que emiten. “Oportunic es un escaparate virtual que, además de su función de escaparate, permite geolocalizar a clientes y comercios”, cuenta Miguel Angel Fraile, secretario general de la Confederación de Comercios de Catalunya.

Ahora, un mes después del lanzamiento de la aplicación, Lluc Cirici explica que la acogida en el mercado ha sido buena y que ya hay tiendas que utilizan Oportunic, del mismo modo que existen bastantes usuarios que la han descargado y recurren a ella. No obstante, también admite que el trabajo no es sencillo, se quiere llegar a todas esas pequeñas tiendas de barrio y de pequeños pueblos, y para ello hay que ir a buscarlas, una a una. Además, a los comercios les cuesta confiar en una aplicación que aún no tiene usuarios, y los usuarios no utilizan una aplicación que no les ofrece información sobre un número importante de comercios. A pesar de todo, se está trabajando codo con codo con gremios, asociaciones de comerciantes y ayuntamientos, para poder llegar, así, a plantar cara a estas complicaciones. Oportunic tiene potencial y aquellos comercios que se han decidido a intentarlo están descubriendo que pueden hacer suya la aplicación y sacarle mucho jugo.

Por lo que a cuestiones técnicas y de diseño se refiere, Lluc Cirici tiene claro que estas aplicaciones no son para nada estáticas, se lanzan y, a partir del feedback recibido por parte de los usuarios, se van incorporando todas aquellas pequeñas cosas que faltan en un principio. Oportunic, como todo proyecto que comienza, se encuentra con dificultades (“es necesario darse a conocer, que el público te acepte”), no obstante, las estadísticas y la reacción del público auguran buenos resultados.